NADA DE PANTALLAS
Sinpantalla

La Academia Americana de Pediatría (AAP) recomienda no utilizar pantallas antes de los 18 meses.

Con el fin de promover una relación sana con el medio y con las motivaciones intrínsecas de los bebés, la AAP establece la recomendación de evitar todo lo que se pueda la exposición de los bebés de hasta 18 meses a las pantallas. Sí aceptan, o sí consideran que puede haber ese contacto, si se da a través de videochats.

Es decir, si es para comunicarse con familiares o amigos, no consideran que sea negativo que los bebés de hasta 18 meses estén un rato delante de las pantallas, para el resto de situaciones, sí.

Contenido de alta calidad entre los 18 y 24 meses

Una vez los niños pasan del año y medio de edad se considera que para aquellos padres que quieran introducir contenido digital a sus hijos (porque no es necesario hacerlo en realidad) la recomendación es que el contenido sea de alta calidad, tanto a nivel de contenidos como de juegos, y que sea siempre en compañía de los hijos para ayudarlos a entender lo que están viendo.

Contenidos de alta calidad no más de una hora entre los 2 y 5 años

Pasada la barrera de los dos años, y hasta los cinco, se debe limitar el uso de los medios a una hora al día, y los contenidos tienen que ser de alta calidad. De nuevo, los padres tienen que acompañar a los hijos para ayudarlos a entender lo que están viendo y aplicarlo con sensatez al mundo que les rodea.

A partir de los 6 años: equilibrio y sentido común

A partir de los 6 años se considera que lo que hay que buscar es el equilibrio del juego con medios digitales y el consumo de programas dentro de la vida diaria de los niños. Que haya unos límites coherentes tanto en el tiempo que pasan delante de las pantallas como en el tipo de contenido que usan, sin que pueda afectar al sueño, a la actividad física y a su modo de comunicarse con otros niños y adultos.